Y la Amnistía fiscal, ¿de qué nos ha servido? (Pompeunomics)

Artículo aparecido en Pompeunomics el 19/12/2012

Hace unas semanas el Ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, anunció los resultados provisionales de la famosa amnistía fiscal: 12.000 millones de euros aflorados de paraísos fiscales que han repercutido en cerca de 1.200 millones de euros de recaudación para las arcas del Estado.

AEAT

Ahora bien, ¿cuál es la lectura que se debe hacer de este resultado? El Ministro afirma que “ha valido la pena”, mientras que el sindicato de técnicos de Hacienda lo califica como “agravio comparativo”. ¿Qué debemos interpretar?

Objetivos

La amnistía se diseñó con 2 claros objetivos: recaudar más y poner más capital en circulación en la economía española.

El primer objetivo es fácil de entender: ofreces un descuento sobre el tipo impositivo del capital no declarado y prometes hacer la vista gorda sobre las obligaciones fiscales no cumplidas (es decir, todos los impuestos que no habías pagado hasta el momento).

Una vez perdonadas esas deudas el dinero podría fluir libremente por el mercado español, reactivando la economía española.

Los resultados en contexto

Los resultados revelados hasta ahora por el Ministerio hablan de una recaudación cercana a los 1.200 millones de euros, con un total de 12.000 millones de euros declarados provenientes de -aproximadamente- 31.800 personas (físicas o jurídicas).

Es muy difícil calcular la efectividad de la regularización en referencia al total de defraudadores españoles, pero el Ministerio estimó una recaudación de aproximadamente 2.500 millones y se han quedado en casi el 50%.

¿Es este resultado satisfactorio? Hay quien pueda pensar que los 1.200 millones recaudados vienen bien o más bien que son un insulto para los que pagan diligentemente sus impuestos cada años. Cada uno que lo defina como crea conveniente.

Lo que los (pocos) datos dicen

Sin embargo, el punto que me interesa remarcar de este artículo es el perfil de aquella persona cuyos activos están en el extranjero. No es un dato que podamos obtener directamente del Ministerio, y lo más seguro es que ni ellos estén totalmente seguros de a quién intentan cazar. Sin embargo, podemos sacar algunas conclusiones (vagas) de las estadísticas que sí se publican.

  1. Las personas que han decidido acogerse a la norma tienen unos ingresos relativamente grandes. Consideremos que aquellas personas con unos ingresos medios-altos no tienen activos en el extranjero y, por lo tanto, no son susceptibles de ser considerados “defraudadores” en potencia. Para ello, consideraremos una persona con ingresos “medios-altos” aquellas declaraciones que superen los 60.000€.
  2. Las declaraciones susceptibles de ser revisadas bajo estas condiciones son un total de 690.537. Eso significa que las cerca de 31.800 declaraciones representadas representan un 4,6% del total de declaraciones. ¿Qué información nos aporta este número? Es un estimador indirecto del total de personas que podrían estar ocultando información sobre sus ingresos. Al menos un 4,6% de las personas en los escalones más grandes de ingresos podrían tener ingresos no reconocidos en el exterior.
  3. Los 1.200 millones de euros recaudados suponen el 2,15% del total de recaudación conseguida en el año 2010 para esos tramos de ingresos. Es decir, que al menos un 2,5% del total de recaudación era desconocido para la Hacienda española.

hac1

El hecho de que el 4,6% de declaraciones sólo hayan traído el 2,5% de la recaudación se puede deber a diversos motivos, declaraciones que justifican pérdidas y por lo tanto no recaudan, diferencias abismales entre los ingresos de la gente que declaró sus ingresos antes y los ingresos que declara ahora (es decir, que la gente declararía mucho menos de lo que hizo en un principio) u otras.

Mi conclusión personal sobre estos datos es que 1) los grandes contribuyentes -aquellos que declaran mucho más que el resto de personas- no han acudido en masa a la regularización dado que las cifras de recaudación no son espectaculares y 2) el declarante con ingresos medios-altos tiene ingresos no declarados en España, pero los activos declarados no suponen una partida excepcional para los presupuestos del gobierno.

Con esto, ya nos podemos hacer una idea inicial de lo que significan los datos de la amnistía. Esperamos que al Ministerio le dé por sacar más información sobre los resultados para que podamos hacer una lectura más completa.

One thought on “Y la Amnistía fiscal, ¿de qué nos ha servido? (Pompeunomics)

  1. Derek Lou

    Unos breves comentarios para reflexionar:

    Es cierto que tal y como anunció la prensa, la recaudación ascendió a 1.200 millones. La información publicada por la AEAT se puede encontrar en la página 6 de las estadísticas de noviembre (http://www.agenciatributaria.es/static_files/AEAT/Estudios/Estadisticas/Informes_Estadisticos/Informes_mensuales_recaudacion_tributaria/2012/IMR_12_11.pdf).

    Ahora bien, me deja intranquilo el hecho de que solamente se haya comentado la cifra resultante de los ingresos de la Declaración Tributaria Especial (DTE) y el gravamen sobre dividendos por varios motivos, de los cuáles voy a exponer dos:

    1) La DTE abarca los periodos no prescritos hasta 31/12/2010, de acuerdo con los informes publicados al respecto por la Dirección General de Tributos. Entonces, ¿qué ocurre con 2011 y ejercicios siguientes?

    Para el ejercicio 2011 no hay posibilidad de regularizar vía DTE, eso implica que la única vía es la presentación de declaraciones complementarias. Por otra parte, recordemos que en 2011 se reintrodujo el Impuesto sobre el Patrimonio (IP).

    Lo anterior implica que para realizar una estimación más precisa de los ingresos derivados de esta campaña deberíamos sumarle todas las declaraciones complementarias del IRPF y del IP que se han presentado de manera adicional a la DTE.

    2) ¿Era la DTE la única opción? La DTE surgió como una vía extraordinaria de regularizar la situación tributaria, pero nunca se cerró la vía tradicional, las declaraciones complementarias.

    Como bien sabemos todos, no hemos vivido precisamente una gran época de bonanza económica. No han habido demasiadas ganancias estos últimos años, y más bien la situación ha sido de pérdidas de forma generalizada. En este sentido, cabe la posibilidad de que la tributación efectiva de un contribuyente sea mucho menor o incluso que, si hubiera declarado todo su patrimonio, hubiera salido a devolver.

    Dada la situación anterior, y con motivo de la configuración de la DTE en la que solamente se deben incluir los rendimientos positivos, es posible que muchos contribuyentes acudieran a la vía de la declaración complementaria del IRPF, tributando a un tipo efectivo mucho menor al que le hubiera correspondido por la DTE.

    Por lo tanto, sería necesario hacer un segundo ajuste y ver qué declaraciones complementarias han podido ir por esta vía, ya que el importe total puede tener bastante peso en las cifras finales.

    A todo lo anterior, es preciso añadir que no debemos pensar a corto plazo y solamente en el dinero recaudado en esta campaña. Junto a esta campaña ha habido una batería de medidas que se han ido aprobando a lo largo del año en aras de luchar más eficazmente contra el fraude fiscal.

    Pensemos por ejemplo que una vez ya se han declarado estos bienes y derechos, la Hacienda española ya tendrá bajo su control todo este patrimonio y las rentas que generen. Y si a este hecho le añadimos que se han reformado las medidas sancionadoras castigando mucho más a los defraudadores y que se ha creado una nueva obligación de declaración de bienes y derechos extranjeros a partir de este año, es posible que en un futuro se consiga reducir mucho más el animus defraudandi de los contribuyentes.

    Por último, hay que decir que de una primera reflexión sobre el coste que implica mantener estos activos en el extranjero debido a la complejidad del modelo de declaración, me hace pensar que es muy probable de que pronto vaya a haber una gran repatriación de capitales a España. Por lo tanto, podemos imaginarnos a nuestros bancos aumentando su liquidez de nuevo y todas las implicaciones que conlleva…

    Visto así, ¿ha sido tan mala la campaña de la amnistía fiscal?

    Reply

Leave a Reply