Wilson y la UPF (Pompeunomics)

Artículo aparecido en Pompeunomics el 18/11/2012

Mucho se está hablando esta semana de economía en Catalunya. El Col·lectiu Wilson ha conseguido dar un buen golpe de efecto. No es de extrañar, teniendo en cuenta el renombre de todos sus miembros (Antràs, Boix, Sala i Martín, Ventura, Padró i Miquel y hasta el poco mediático Galí) y la cercanía de las elecciones catalanas del 25-N, probablemente las más decisivas para el destino de Catalunya desde las primeras elecciones tras la dictadura de Franco.

Pero lo que me ocupa hoy en este post no son las elecciones del 25-N. Hoy quiero remarcar un hecho que probablemente poca gente conozca. La UPF y la Barcelona Graduate School of Economics aprobaron a principios de noviembre la creación de un nuevo centro de investigación, el Institute of Political Economy and Governance. Esta nueva institución tiene un director que ya hemos mencionado en este post: Carles Boix.

La importancia de este hecho no viene dada por la creación de un nuevo centro de investigación (la UPF -como muchas otras universidades- es un complejo entramado de fundaciones, entidades sin ánimo de lucro, estructuras formales dentro de los órganos de funcionamiento) sino por el hecho de que otro gran investigador catalán “volverá” a Catalunya con un puesto de responsabilidad.

Los centros de investigación de la UPF son bastante agresivos en las políticas de adquisición y retención del talento. Buena prueba de ello son los profesores asociados con el GSE y el CREI. Ambas instituciones son punteras en investigación económica en Europa y en el mundo, compitiendo con grandes nombres como Harvard o la London School of Economics. Y sólo se puede competir con tales instituciones, consiguiendo el mejor talento en el mundo de la investigación.

Tenemos un ejemplo en el Col·lectiu Wilson. Antràs estudió en la UPF, al igual que Padró i Miquel. Sala i Martín, Ventura, Galí y Boix (2 de ellos han sonado como posibles premios Nobel en alguna ocasión) han sido o son profesores en la Pompeu. Los jóvenes (Antràs i Padró i Miquel) se fueron a hacer carrera fuera, y ahora uno de ellos vuelve a su alma mater para dirigir un centro de investigación. En las universidades españolas exportamos talento, pero también es posible recuperarlo.

El desarrollo futuro de las universidades españolas dependerá de su competitividad. Es imprescindible formar individuos capaces pero también conseguir que los mejores vengan a realizar su investigación en nuestras universidades. También hay que remarcar que la investigación, aún siendo importantísima, no es el único factor a tener en cuenta. La aplicación de nuevas lineas de investigación en el mundo real es una asignatura pendiente para todo el sistema investigador español, y eso incluye a la UPF. La financiación pública, principal fuente de recursos para la investigación en España, es limitada en el contexto de crisis en el que estamos y por ello necesitamos proyectos de investigación más orientados al mercado y, sobre todo, una estrecha colaboración entre el sector público y privado.

Leave a Reply