Expectativas y publicidad

Este es el post que publiqué el otro día en el blog del Taller de Marketing. Espero que os guste.

Ya a poco de empezar con el Taller de este mes, quiero reflexionar un poco sobre el tema del Taller de julio, la publicidad, y el papel que juegan junto a las expectativas.
Siempre me ha parecido curiosa la manera en que las expectativas modifican la experiencia final sobre un producto. ¿A quién no le ha pasado que un producto o servicio que ha contratado ha resultado totalmente insatisfactorio, nos ha dejado con mal sabor de boca y encima hemos tenido que desembolsar una buena cantidad?

Si bien el resultado de este tipo de transacciones depende de muchos factores, nadie puede negar que las expectativas juegan un papel crucial. Pensemos entonces en las variables que pueden afectar las expectativas. Yo haría la clasificación de la siguiente manera:

  • Elementos endógenos que son difícilmente moldeables pues proceden de unas características muy marcadas en la personalidad del individuo (el carácter, la sociabilidad, la educación recibida, la resistencia al cambio, etc.)
  • Factores exógenos que tienen un componente mas cambiante (las modas, las tendencias, la publicidad, las opiniones recibidas, etc.).

Dado que los factores externos (o exógenos) son los más fácilmente influenciables es lógico pensar que hay que modificarlos para que se ajusten a la experiencia que el consumidor obtendrá. Para ilustrarlo, pongo el ejemplo de un problema tremendamente conocido en el campo de la economía: la información desigual.

El consumidor nunca tiene tanta información sobre el producto final como el fabricante (a raíz de este problema muchos usuarios decidieron compartir su experiencia con productos en internet, hecho que ayudó a promulgar los foros virtuales). Por ello el fabricante debe ser capaz de identificar las expectativas que el usuario pueda tener y hacer que el consumidor cumpla sus expectativas de acuerdo a la información que posee sobre el usuario.

Y entonces la publicidad hace su aparición. Entre los cometidos de la publicidad está el fijar unas expectativas para el producto. Una correcta creación de expectativas que coincida con la experiencia que el consumidor tendrá es la mejor manera de tener un consumidor feliz.
¿Qué pensáis?

Leave a Reply