Carta abierta a la Revista Àgora, del CEUPF

Tras darle muchas vueltas, he decidido que mi respuesta al tema del artículo se iba a limitar a la siguiente acción, publicar una carta abierta. Si alguien quiere expresar su opinión, que así lo haga.

“Hola a todos,

Ante todo, pedir disculpas por no haber podido asistir a la última consejo de redacción de la revista, pero siendo en horario lectivo me fue totalmente imposible y no tengo ninguna justificación para no haber avisado mi ausencia.

A continuación, lo que quiero transmitir a todo la redacción, es mi tremenda decepción por la incorrecta citación del artículo de los juicios de Nuremberg. He estado los últimos días debatiéndome entre las acciones que iba a tomar. Tras una larga reflexión, he concluido que lo mejor era enfocarlo desde este punto de vista.

La pérdida es poca. Quiero decir que no se está perdiendo un artículo de gran calidad ni se están malversando incontables horas de proceso de investigación ni creativo. No esperaba retribución de ningún tipo por el artículo. Únicamente esperaba a cambio la satisfacción de ver algo creado por mi, publicado en algún sitio y sentirme orgulloso al ver ligado mi nombre al de una publicación.

Para mi desgracia, no ha sido así. Y contra todo pronóstico ha supuesto dolor más que alegría. Dolor porque lo único que esperaba al final del artículo, eran 3 palabras: “Alexandre López Conesa” o al menos una mención en el Staff, dentro de los redactores. Nada más. Eso demuestra que mi esfuerzo a la hora de escribir y formando parte de los diversos consejos de redacción que se han llevado a cabo no ha sido ni siquiera apreciado.

Escapa a mi entendimiento las razones de esta exclusión. Se tenía existencia de todos los datos respecto al autor, que soy yo. El antiguo coordinador del consejo me conocía y conocía mi obra puesto que él es estudiante de derecho y el tema del artículo le era familiar, así que se le podía haber preguntado. Se podía haber consultado el correo, a ver quién era el remitente. Se me podía haber mandado un correo electrónico. Se podía haber consultado el archivo original y haber leído los metadatos. Existía un amplio abanico de posibilidades. Pero eso ya no importa.

Lo único que puedo expresar es mi profunda decepción y desánimo, pues esto no ha hecho más que minar mi moral a la hora de participar en nuevos proyectos. Proyectos que podrían tener un significado pero a los que ya no miraré de la misma manera.

Un cordial saludo,

Alexandre López Conesa”

También les he informado de que me reservaré el derecho de publicar cualquier respuesta por su parte con el fin de generar un debate alrededor del tema.

2 thoughts on “Carta abierta a la Revista Àgora, del CEUPF

  1. Elena

    Me alegra que te reúnas con la dirección de la revista, lógicamente no puedes irte de la misma hasta que te aseguren que aparecerás en la publicación con tu nombre y apellidos. De todo se aprende, Alex. Es decir, la próxima vez que publiques algo, en tu blog, donde sea, regístralo, es tu propiedad intelectual.

    Reply
  2. Sergio Estévez

    Creo que es una gran decisión. Dice el refranero que no está hecha la miel para la boca del burro, y que de bien nacido es ser agradecido.

    Un abrazo y cuenta con este abogado para las acciones legales que quieras tomar.

    Reply

Leave a Reply