Y la culpa es del ordenador…

Según informa El País en un artículo de su página web, ya son tres las comunidades autónomas que se han negado a aceptar la entrada en vigor del plan Escuela 2.0 y que en teoría iba a dedicar ingentes cantidades de dinero a proveer a los alumnos de un ordenador portátil para uso propio.

Hasta aquí nada normal, otro movimiento político por parte de las comunidades autónomas para llevar la contraria al gobierno central. El pan nuestro de cada día. Pero lo que es absolutamente ridículo, inverosímil y que parece sacado de una discusión entre mentes de muy temprana edad es el argumento esgrimido por la Comunidad de Madrid para el rechazo.

Según la Comunidad de Madrid, el plan ha sido rechazado por el temor inminente de una “miopización” (si es que esa palabra existe) de un gran número de niños causados por culpa de la pequeña pantalla de los ordenadores. Justo el mismo argumento usado por la Comunidad Valenciana.

Pase que no quieran admitir los motivos estrictamente políticos que han motivado la decisión porque repito, estamos hablando de la clase política española, inculta, inmadura y con mucha cara en su inmensa mayoría. Pero excusarse remitiendo a posibles problemas oculares es de esas cosas que por un lado te hacen reír y por otro te deprimen.

El Plan Escuela 2.0 no es ni mucho menos perfecto. Más bien es un enorme gasto inútil en dinero que no será aprovechado ni por asomo. Existen varias razones por las que no se debería aconsejar su implementación.

El primer impedimento se encuentra en el profesorado poco capacitado. Las iniciativas tecnológicas en los centros de enseñanza primaria y secundaria siempre han sido mal recibidas. Y no me extraña porque a los centros se les proporciona el material pero ni una pizca de formación. Todavía recuerdo a mis profesores pasar olímpicamente de las PDA proporcionadas por la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia. Y cuando las usaban las “ventajas” que teóricamente tenían se veían anuladas por la información desactualizada.

Otra razón para no permitir ese gasto de recursos es la escasa (más bien casi nula) probabilidad de que el ordenador sea utilizado para los fines manifestados en un principio. Los objetivos han de estar claros desde el principio y ser alcanzables. Que no nos vendan la moto. Los beneficios académicos obtenidos de la implementación del Plan Escuela 2.0 serán nulos.

Si se quiere promocionar un plan para la mayor y mejor inserción de los niños de 5º de Primaria en Internet, adelante. Sería un gran avance y tendría un gran impacto social sin ninguna duda. Pero debe ir acompañado de cursos para los niños (y para los padres) que les ayuden a formarse en los fundamentos de Internet, en cómo ser selectivos con la información y otros temas de vital importancia en su “vida tecnológica”.

La educación en España es tratada a base de patadas por todos los frentes, el político, el social y el económico. Seguimos teniendo una educación primaria y secundaria deficiente, altamente mejorable y que no para de generar catetos a priori y a posteriori. He tenido que pasar por ese sistema y conozco muy bien sus fallos y quiénes lo hacen fallar, pero no hay forma de arreglar eso.

Leave a Reply