Esto es la guerra

Llevo muy poco tiempo leyendo la prensa escrita por internet y sólo leo El País y el diario Público, pero desde luego es un puro reflejo del conflicto rojo-facha, socialista-pepero, y demás pares de calificativos que se os ocurran dependiendo del partido al que favorecéis.

Hay varias cosas que me llaman especialmente la atención cuando termino de leer una noticia y leo los comentarios, y es que hay mucha gente quejándose del periódico y/o del autor del periódico, tachándolo de imparcial, al servicio del gobierno, controlado por rojos y maricones (¿eso es malo?) y la pregunta que me viene a la cabeza es, si no te gusta, ¿por qué lo estás leyendo?. No creo yo que sea por amor al arte, sino mas bien por unas inmensas ganas de meter el dedo en la llaga, joder, crear malos rollos, meter mas cizaña, demás. Yo soy muy “progre” (no entiendo como la palabra progresista puede ser tomada como un insulto ni el adjetivo conservador como un descalificativo) y la verdad, no voy a la página de El Mundo a insultar a los periodistas o autores o a decirles que es un periódico de mierda porque no me gusta la manera de informar que tiene y sus ideas políticas. Tampoco sé como está la situación de “progres Trolls” allí pero vamos, es que no tiene sentido ninguno.

Otra cosa mas que destaca es que, si la noticia tiene que ver de política (sea cual sea; la de aquí, la de allí…) siempre acabará teniendo la culpa Zapatero, o zETAp como también se le llama (es de lo mas ingenioso que he oído). Da igual el tema que aborde, siempre tendrá el mismo la culpa. Si el artículo va sobre otra cosa, la lucha derivará en la ya mas que normal pelea entre izquierda-derecha en la que nadie cederá y sólo se parará de escribir cuando salga otra noticia donde el tema sea mas propicio a una discusión todavía mas fuerte. Estas peleas siempre contienen insultos hacia las personas de la ideología contraria y hacia su ideología, pasando por reproches históricos por los 2 bandos y la “parte intelectual” de la conversación donde se discuten términos como fascismo o comunismo que no tienen nada que ver entre sí (y menos con esta época) excepto por el simple hecho de que fueron regímenes totalitarios durante el periodo mas salvaje, atroz y desgarrador de la historia de la humanidad.

Ahora que empezamos con la pre-campaña estará la cosa caldeada, como todos los años, y nuestro romanticismo nos llevará a discutir una y otra vez para llegar a ningún lado. Disfrutemos las promesas e ilusiones que se generarán en este tiempo hasta que llegue la cruda realidad.

Leave a Reply